Historia del Colegio

About AC
Ecuador

Historia del Colegio

CntOldDoor

Esta historia es una compilación del ex director del colegio, Donald Fournier para el vigésimo quinto (25to.) aniversario del colegio. Compartimos en honor y como herencia de nuestra historia como un colegio americano internacional y en memoria del Sr. Fournier.

UN COLEGIO PARA EL FUTURO

En el año 1958, la ciudad de Quito, la capital de la nación, era un pueblo pequeño y algo aislado. La población era apenas un fragmento de lo que es hoy en día.  Quito fue de muchas maneras un centro de comercio tranquilo, que utilizó las tierras agrícolas de las laderas y los valles fértiles que la rodean.

Fue en este año que se envió una gran misión del gobierno estadounidense para trabajar con el gobierno ecuatoriano.  Dicha misión tenía muchas secciones, varias de las personas asociadas con las misiones eran parte del personal del departamento de estado y militar que tenían una relación directa con la embajada de los Estados Unidos de América. Otras llegaron bajo el “Programa de Cuatro Puntos” del ex presidente Truman para ayudar en el desarrollo de las naciones en los programas de salud, educación, agricultura y comunicaciones.  En lo posterior, dichos programas se convirtieron en el programa A.I.D. de la actualidad.

Esta entrada de personal que trabajaba con el gobierno ecuatoriano en varias competencias significó una nueva población de ciudadanos americanos y sus dependientes.  Estas familias se dieron cuenta de la inmensa necesidad de educación para sus hijos y Quito carecía de escuelas que podían brindar a sus hijos una educación comparable con las escuelas en los Estados Unidos.  En ese momento, el Colegio Americano aún no contaba con una sección internacional.

De dicha preocupación y necesidad, nació una planificación por parte de las madres de este nuevo grupo.  La necesidad de un colegio “propio” se hizo evidente.  Muchas de las madres se involucraron en la fundación de un colegio, sin embargo, la Sra. Alice Conger, la esposa de un empleado de la embajada, era la fuerza impulsora detrás del establecimiento de la institución educativa, la misma que recibió el nombre de “Academia Cotopaxi”.

Le pidieron a la Sra. Conger que sea la primera directora.  Las clases tuvieron lugar en las casas de los padres de familia en los primeros meses del año 1958.  La población del colegio era de apenas veintiocho estudiantes entre los grados primero hasta octavo y las profesoras de este noble comienzo eran las mismas madres de familia.

Con el pasar del tiempo, se hizo evidente el cumplimiento de las necesidades académicas de los estudiantes de la Academia Cotopaxi lo cual generó un aumento en el número de  inscripciones.  En este primer año, el colegio se instaló dentro de un edificio llamado el “Ecuadorian-American Center” ubicado en la avenida 6 de Diciembre.  Este edificio ya no existe, pero ofreció espacio para las clases, aunque la educación se basó en el sistema tradicional estadounidense, la calidad de la educación durante estos primeros años fue bastante buena.  El plan curricular se basó en el sistema de correspondencia Calvert combinado con cursos de la Universidad de Nebraska.

Con el incremento de matriculación de estudiantes, se estableció la elección de la primera Junta Directiva, la misma que tomó la decisión durante el año escolar 1959-1960 de arrendar una casa grande en la esquina de la avenida de los Estadios, hoy conocida como las Naciones Unidas, y El Salvador.  Se convirtieron y equiparon los dormitorios en aulas y aunque queda muy poco de la estructura original, el sitio de la primera Academia Cotopaxi ha permanecido en el mismo lugar hasta hoy.  Lograron hallar un hogar para la Academia Cotopaxi en el cual se ha visto mucho cambio y crecimiento durante estos años.

Aún en los primeros días como el colegio Academia Cotopaxi, sus fundadores tenían metas, deseos e ideas definitivas que se han seguido durante el curso de su historia como colegio.  La Academia Cotopaxi ha permanecido fiel a su meta de dar una educación de excelencia en un entorno internacional basados en los últimos desarrollos educativos de los Estados Unidos.

Se emitieron disposiciones para iniciar la instrucción en el idioma español durante la dirección de cuatro años de la Sra. Alice Conger.  La Sra. Fanny de Fierra era la primera profesora de español a tiempo completo, seguida después por la Sra. Wilma Naranjo, quien se jubiló de la Academia Cotopaxi.  En ese momento, la Sra. Margaret Redin comenzó como profesora.
En el año 1965, la Junta Directiva tomó la decisión de ofrecer una escala salarial equitativa tanto para las personas nacionales como para las personas contratadas en los Estados Unidos.  Dicha decisión, única entre los colegios internacionales en Sudamérica, ha fomentado una buena voluntad entre el colegio y el gobierno anfitrión.

Bajo el liderazgo de la Sra. Alice Conger, se lograron muchos desarrollos sólidos, fundamentales y de gran alcance.  Se estableció el comienzo de la biblioteca, se incorporaron profesores calificados de los Estados Unidos.  Sobre todo, se inició con una política de austeridad que posteriormente permitió el crecimiento de las instalaciones.  Dicha decisión tomada por la Junta Directiva en ese momento proporcionó en lo posterior los fondos para tener el espacio necesario para una incrementado de alumnos.
Durante mediados de los 60’s, se construyó una ala para tener más aulas y así sostener la demanda creciente de estudiantes.  La compra de la casa original, más el lote adyacente que al momento es una cancha de básquet exterior, es el sitio del gimnasio y cancha de fútbol actual.

La Junta Directiva tomó la decisión de mantener la inscripción de estudiantes en la institución en aproximadamente 225 alumnos como también limitar al colegio desde el primer grado hasta el grado nueve.  El colegio se encontraba en una lucha financiera durante esos años iniciales.  El Coronel Sam Hogan, quien sirvió en la Junta Directiva en 1966 y fue elegido Presidente de la Junta en el año 1967, lo recuerda así: “Hubo la pregunta continua de si se debió o no realizar una expansión.  No estábamos seguros sobre el estatus de la misión U.S.A.I.D.”  La Junta Directiva se sostuvo en la decisión de expandir el colegio y traer directores de los Estados Unidos.  La Sra. Dorothy Campbell, la Srta. Leah Hearne y el Sr. Charles Hornby mantenían puestos directivos durante dichos años de crecimiento en el currículo, la ampliación de las instalaciones y el crecimiento en el número de estudiantes.

Bajo la dirección de la Sra. Felda Hockstetler, durante el año escolar 1968-1969, la Junta Directiva reversó una decisión previa de extender el colegio hasta el año doce y se completó la construcción del edificio de tres pisos para el colegio.  La inscripción estudiantil en ese momento alcanzó un máximo de 350 estudiantes aproximadamente.

El trabajo del Sr. Ben Bernstein es una historia fascinante sobre cómo involucrar a personas interesadas en mejorar la calidad en la Academia Cotopaxi.  El Sr. Bernstein sirvió como presidente de la Junta Directiva para un período de tiempo corto durante los finales de los 1960.  Ben Bernstein, en ese entonces, organizó una organización bajo el concepto de cooperativa y sin fines de lucro, la misma que permitió que muchos artistas indígenas recibieran capacitación sobre el desarrollo y comercialización de sus productos típicos.  Dicha cooperativa se llamaba OCEPA y se convirtió en un medio altamente exitoso para ayudar a los artesanos de Quito y de las áreas andinas aledañas.  En lo posterior, OCEPA fue colocado bajo el gerenciamiento del Ministerio de Cultura Ecuatoriana.

Hoy en día, OCEPA sigue ayudando a muchos artesanos locales y es un recordatorio del legado de la cooperación de aquellos que pasaron por las puertas de la comunidad Cotopaxi.

En los principios de los años 1970, bajo la dirección del Sr. Fred Bock, se establecieron muchos intercambios académicos que permitieron al colegio estar al tanto de los cambios y desarrollos en la educación estadounidense.  Se estableció el “Programa de Intercambio Escuela-a-Escuela” entre el distrito escolar Amhert-Pelham y Cotopaxi.  Dicho programa sigue en plena acción y de hecho, a través del “Programa Escuela-a-Escuela”, el Director Donald Fournier pudo establecer un taller/seminario de dos semanas para traer al Dr. John Ciesluk, un experto en la enseñanza de la programación informática en los grados primarios, al centro informático de Cotopaxi en ese año.

Debido a la retirada de muchos empresarios americanos y una disminución en la población de la comunidad internacional a mediados de los años 70, bajó drásticamente la inscripción en la Academia Cotopaxi.  El hecho provocó el cierre de la escuela secundaria durante el año previo a la llegada del Director Fournier, lo que evidenció los problemas que Donald A. Fournier tuvo que enfrentar a su llegada a la Academia Cotopaxi.

En el año 1977, Donald A. Fournier llegó a Quito con la posición de superintendente de Escuelas en Belmont, Massachusetts.  Con su llegada a su nuevo trabajo, vio un sinnúmero de problemas dentro del colegio.  Había solamente 78 estudiantes matriculados desde prekinder hasta octavo grado.  Se necesitaba instituir nuevas políticas e ideas, había que adquirir nuevas instalaciones y materiales didácticos, atraer profesores calificados, y el personal docente existente en el colegio carecía de apoyo en sus intentos de revitalizar los procedimientos académicos anticuados.

Unos de los primeros actos del Dr. Fournier era insistir en que todos los profesores nuevos cuenten con certificación como profesores en su área de especialidad.  Aunque esto no era un requerimiento de muchas colegios internacionales, la Junta Directiva lo apoyó plenamente.  El Dr. Fournier también mejoró las capacidades de la facultad mediante la expansión del Programa Universitario de la Universidad de Alabama para incluir oportunidades para obtener una especialización en cinco áreas diferentes de educación.  Se extendió el programa universitario de Alabama para permitir que los profesores que trabajaban en la Academia Cotopaxi puedan recibir certificados de título superior, incluso los títulos de doctorados en áreas selectas de educación.  Muchos de los docentes de la Academia Cotopaxi se encuentran actualmente en este programa.

Después de realizar una remodelación del sitio existente del colegio, se construyeron más aulas y la escuela secundaria volvió a abrir sus puertas en noviembre del año 1978.  En ese momento, la biblioteca era lo que actualmente es la biblioteca de primaria, con aproximadamente 9.000 libros para los estudiantes de primaria y educación media.  En el año 1978, se agregó una sección.  Dos años después, se construyó una nueva adición y se separaron las bibliotecas de primaria y secundaria.  La colección de libros ha crecido a una tasa de 1.000 libros por año.  Al momento, contamos con 16.000 tomos.  Cientos de tiras de películas, videos, y se ha agregado otros materiales audiovisuales en los últimos 5 años.  Se logró todo eso en únicamente el segundo año como director del Dr. Fournier.

En los últimos años de la dirección de Don Fournier en la Academia Cotopaxi, la inscripción anual ha tenido un promedio de 650 estudiantes.  ¿Cómo logró eso?  Bien, nada en la vida viene de forma fácil, especialmente cuando se trata de un colegio internacional en el extranjero.  Se necesitaba mucho trabajo duro y dedicación por parte de nuestro director, la Junta Directiva, y especialmente los tantos profesores quienes brindaron una educación de alta calidad.  Para comprobar este hecho, en el año 1981, el Dr. Paul Orr, llegó para cumplir una misión investigadora para evaluar todas las escuelas patrocinadas por los EEUU, y calificó la Academia Cotopaxi como excelente.

En primer lugar, sin embargo, ha habido proyectos de remodelación mayor.  En el año 1978, se convirtieron dos canchas de squash anticuadas en aulas de 3er año y de ESL y un taller de arte.  Y no podemos olvidarnos del anexo hermoso y espacioso para kínder y prekinder que todos los niños aman tanto que se logró abrir este pasado año escolar.  En el año 1982, se agregaron nuevos cuartos de música.  Se expandió y reubicó el aula para la instrucción regular de música (materia ofrecida para cada nivel de grado).

De hecho, es un buen momento para hablar sobre el desarrollo de la enseñanza de los instrumentos musicales en la Academia Cotopaxi.  El programa ha crecido de un solo profesor de música, la Sra. Jane Quintero en el año 1977, a dos instructores de música de tiempo completo, el Sr. Jerry Thornburg y el Sr. Jay Byron.  El programa de música de la Academia Cotopaxi, por supuesto, cuenta con un instructor de aula de tiempo completo, la Srta. Peggy Nadalich.  Con lecciones de canto y un coro con la Srta. Anne White y Jaime Redin con lecciones de guitarra, hay mucha música en el colegio.

En el año 1977, Don Fournier insistió en la enseñanza de música instrumental.  Los padres de familia se deleitaron al final de este primer año escolar con el primer concierto instrumental de Cotopaxi.  Cada año esto se ha expandido bajo la tutela de las personas talentosas del Departamento de Música, para incluir una orquesta completa, una banda, un coro, un ensamble musical, y más.  Los conciertos navideños en Cotopaxi son llenos de espíritu festivo.

Otro programa destacado desarrollado en los últimos tres años ha sido en el Centro Informático de la Academia Cotopaxi.  El Centro Informático funciona en la programación de los lenguajes informáticos de los niveles iniciales y avanzados para la escuela primaria, secundaria y bachillerato.  El Curso de Informático I consiste en el estudio acelerado de BASIC (Código Simbólico de Uso Múltiple de la Instrucción del Principiante).  Nuestro Curso de Informática II es enfocado en dos lenguajes avanzados: FORTRAN y PASCAL.  El Centro Informático además se siente orgulloso por los esfuerzos durante los últimos años para mantenerse al tanto de los desarrollos académicos más modernos.

El año escolar 1982-1983 ha sido el período de crecimiento más innovador desde la fundación del colegio.  En primer lugar, existen varios programas que han sido expandidos para servir mejor a nuestra población estudiantil.  El Departamento de Orientación Estudiantil incorporó las habilidades del Sr. Dr. Ed Holmes para trabajar estrictamente con la escuela secundaria.  El Dr. Holmes nos está ayudando a encontrar el colegio o universidad correcta para cumplir con las necesidades de nuestros estudiantes que se gradúen.  En el año escolar 1982-83, el 90% de los graduados de la Academia Cotopaxi pasaron a estudios superiores.

La culminación de la expansión de un programa inició hace muchos años con el Dr. Fournier y tiene que ver con el programa ESL (inglés como Segunda Lengua).  Este es un programa altamente importante para el desarrollo de nuestros estudiantes para los cuales el inglés no es su primera lengua, ya que determinaron que el mismo era inadecuado en el año 1977.  El problema era obvio, y las soluciones muy difíciles.  Se necesitaba adquirir mejores materiales, mayor enfoque en nuevas metodologías, mejores ambientes en las aulas y personas altamente capacitadas.  La Junta Directiva además se percató de dicha necesidad y cumplió con la reconstrucción del Departamento ESL.  Ahora existen siete especialistas de ESL en todo el colegio quienes mantienen una práctica de comunicación continua para cumplir con las necesidades individuales de los estudiantes.

Otros cambios que han ocurrido en las últimas temporadas incluyen el sistema de contabilidad computarizado para la facturación y los pagos.  Un desarrollo muy importante para la seguridad y bienestar de nuestros estudiantes ha sido el enfoque en la seguridad física de nuestros estudiantes en la Academia Cotopaxi.  Todos los buses escolares cuentan con un adulto responsable quien supervisa a los niños en el recorrido hasta y desde el colegio.  Hay guardias de seguridad las 24 horas en el colegio, sistemas de alarma y una cerca de seguridad que se ha construido en el perímetro del campus.

Tres eventos han cerrado con broche de oro los últimos avances de la Academia Cotopaxi durante la temporada escolar 1982-1984.  Primero, el colegio fue premiado con la mayor calificación de acreditación dada por la Asociación de Colegios y Escuelas del Sur (SACS).  El equipo de evaluación SACS calificó al Departamento de Artes de Lenguaje y el Programa ESL como sobresalientes.    Otro galardón otorgado al colegio ocurrió en el mes de septiembre de 1982.  El Ministerio de Educación de Ecuador otorgó un reconocimiento a la Academia Cotopaxi.  Dicho reconocimiento honorable permite a los estudiantes próximos a graduarse a asistir a las universidades locales.  La importancia de dicho reconocimiento para los estudiantes que desean estudiar en una universidad en Ecuador es obvia.

Ocurrió un evento final después de mucho trabajo arduo por parte de todo el colegio entre 1982-1983.  Esto es, la adopción del Programa de Bachillerato Internacional por parte del colegio.  Dicho sistema, que incluye certificación en español, inglés, matemáticas, ciencias, etc., ha sido tema de conversación en todo el mundo.  Ubicado en Ginebra y Londres, el Bachillerato Internacional hoy en día está siendo reconocido como válido en las escuelas secundarias, no solo internacionalmente, sino también en los Estados Unidos.  Otorga a los estudiantes junior y senior en la escuela secundaria, la oportunidad para tomar cursos avanzados, logrando así un posicionamiento avanzado en las universidades en todo el mundo.  La Academia Cotopaxi es el único colegio de Bachillerato Internacional en Ecuador.  El Programa de Bachillerato Internacional es para la escuela secundaria, pero los estudiantes y los profesores en la escuela media preparan a su nivel para la transición eventual al programa de Bachillerato Internacional.

En este año se realizó una división administrativa para nombrar los coordinadores de currículo para facilitar la transición en cada área de materia para los estudiantes de educación media en el programa de Bachillerato Internacional.  Los coordinadores del currículo además sirvieron de manera cohesiva en la instrucción y apoyo para los profesores en varias materias, siguiendo el alcance y la secuencia en sus diferentes programas escolares.

Cabe indicar que los fundadores del colegio siempre han mirado hacia el futuro.  Sus metas y deseos de hace veinte años atrás aún existen hoy.  El colegio ahora se encuentra con la mira en el futuro académico.  La Junta desea reubicar el colegio a un sitio que solucionaría muchos de los problemas con las instalaciones y la seguridad.  Dicha mudanza además permitiría el crecimiento del colegio de manera académica.  Y de eso se tratan los primeros 25 años de la historia de la Academia Cotopaxi.